Reflexiones

Poder y Límites

Llevo un tiempo reflexionando sobre el concepto de “poder”. Es una palabra que casi me asusta, está asociada en mi inconsciente a dolor y sumisión… Lo que yo he aprendido de mis referentes, de mi entorno, es un concepto de poder ligado a que alguien está por encima, porque tiene más fuerza, más recursos, más información o capacidad de elección. Desde esta visión, ante el poder yo he tendido a colocarme por debajo, en la sumisión, ligada al resentimiento y al deseo de ser yo en algún momento quien se pueda colocar por encima…

Veo a mi alrededor como reproducimos una y otra vez este modelo, en el trabajo, en la escuela, en las relaciones… Empieza en casa. Soy madre, tengo poder sobre mi hijo, cada vez que le obligo a hacer lo que yo quiero, sin tenerle en cuenta, por muy buenas que sean mis intenciones estoy reproduciendo ese modelo…

Es el modelo de la dominación, e inevitablemente le estoy enseñando a mi hijo a reproducirlo a su alrededor… Si yo le obligo a someterse, a colocarse por debajo, el buscará, en su deseo de equilibrio o de justicia, colocarse en otras ocasiones por encima de otros, de aquellos a los que sienta más débiles, más pequeños o más asustados…

Hace unas semanas usé mi poder para marcar un límite claro a Joel en relación a la tele. Llevaba un tiempo en un espacio de resignación, observando cómo mi hijo cada vez pedía más y más tele y cómo yo me estaba sintiendo impotente y débil ante su insistencia, sin atreverme a usar mi poder, confusa y con miedo a entrar en ese terreno de autoridad que no me gusta…

Una mañana de sábado en la que salió el sol después de varias semanas de lluvia le propuse ir a la playa, iban unos amigos, también con niños… A mí me hacía mucha ilusión, tenía una necesidad enorme de naturaleza y de compartir con mis amigos… Pero Joel no quería ir, decía que era perder el tiempo, que prefería quedarse en casa, que me fuera yo, que el se quedaba con amama, viendo la tele… Sigue leyendo “Poder y Límites”

Anuncios